Trastornos alimentarios

Vivimos en una sociedad en que se da una obsesión por la delgadez mientras que, por otro lado, hay una sobreabundancia de comida, todo esto, junto a posibles trastornos emocionales y de la personalidad, cierta sensibilidad genética y presiones familiares que pueda tener la persona, hace que surjan trastornos conductuales que pueden derivar en:

  • Trastorno alimentario compulsivo: Aunque es posible que no se dé una excesiva preocupación por la delgadez en las personas que lo padecen, se produciría una sobre ingesta habitual y mantenida en el tiempo ante una sensación de angustia y de ansiedad, con pensamientos negativos que hacen que el individuo no pueda controlar su alimentación.
  • Anorexia nerviosa: La persona rechaza mantener su peso corporal por encima del peso mínimo normal que le corresponde según su edad y estatura. Esta pérdida de peso se lograría reduciendo la cantidad de alimentos que se ingieren o mediante el vómito, el uso de laxantes, la práctica exagerada de ejercicio, etc..
  • Bulimia nerviosa: La persona realizaría un atracón, es decir, ingeriría una cantidad de comida, superior al que realizaría la mayoría de personas, con sensación de pérdida de control y después pondría en marcha conductas compensatorias (como el vómito) para prevenir el aumento de peso.

Con la terapia que te ofrezco, te ayudaré a descubrir las causas psicológicas de tu problema y, lo que es más importante, cómo funciona de tal manera que con la utilización de una serie de estrategias y herramientas se vayan disolviendo las dificultades que te hacen tener esa relación tan complicada y enfermiza con la comida.